"Yo soy el que vive"Ap.1,18: julio 2013

ADORACION

MOVIMIENTO DIOCESANO DE ADORACION EUCARÍSTICA PERPETUA - SAENZ 572 - LOMAS DE ZAMORA - Tel. 4294-7127


¡JESÚS TE ESPERA SIEMPRE!

¡DECÍDETE A VISITARLO!

TE INVITAMOS A LA COMUNIDAD DE ADORADORES

sábado, 13 de julio de 2013

Romper con los propios condicionamientos para seguir a Cristo en nuestros hermanos


                                               



 “Maestro, te seguiré a donde vayas”. Jesús le respondió “los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza” Mt.8, 19-20

Vivimos deslumbrados y sacudidos por los acontecimientos reveladores que, en este tiempo de gracia, Dios Padre nos dona.
 Nos damos cuenta que este prolongado encierro y detenimiento del Pueblo de Dios-Iglesia y el recurrente abatimiento-desánimo,  por no caminar hacia los hermanos, provoca un alejamiento y desinterés.
Dejamos afuera, a la intemperie, en los peligros del mundo, del demonio y de nosotros mismos, aquellos necesitados, hambrientos, en todas sus circunstancias, de ser atendidos solidariamente.
Necesitamos salir sin demoras, sin prejuicios, con amor, con la  ternura del Padre, reflejado en nuestro testimonio de vida, por la cercanía, acompañamiento y servicio como el Samaritano.
En su primera homilía el Papa Francisco nos decía: “Tengan coraje -precisamente coraje-de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor, de edificar la Iglesia sobre la Sangre del Señor, que ha sido derramada sobre la Cruz y en confesar la única Gloria, Cristo Crucificado” y así la Iglesia irá adelante.
Salir a las periferias existenciales, es dejar el encierro, para que Cristo llegue a los hermanos que están fatigados, oprimidos, desencantados, sufrientes.
Cristo camina junto a todos, en este tiempo, como en todos los tiempos, para ayudarnos a salir de la angustia, el vacío y la soledad, sanando los corazones heridos, desesperanzados, maltratados.
Abrámonos, entonces, a los nuevos tiempos del Espíritu, para el renacimiento de una Iglesia abierta, misionera, renovada y transfigurada por el Amor.
Es la Adoración Eucarística –Fuente de Agua Viva- (donde abrevamos cotidianamente los adoradores) que, deberá penetrar y atravesar la vida de la Iglesia, impregnándola con la gracia del Cristo Vivo.
Bendiciendo con santidad y fecundidad a los sacerdotes, a las comunidades, a las instituciones, para ponernos en camino.
“Desde la contemplación de Jesucristo y la Adoración de Jesucristo, ayudemos a la Iglesia, a salir de sí misma hacia las periferias existenciales…” Papa Francisco.
Volver a centrar el eje de toda misión, con sus respectivos carismas, en la Presencia Viva, Real de Jesús Eucaristía, bajo el amparo y protección de la Santísima Virgen María, Madre y Maestra de la Nueva Evangelización, con su esposo San José.
El camino del seguimiento de Cristo, provoca siempre una ruptura a los propios condicionamientos debido a los hábitos y costumbres aprendidos en nuestra vida, que nos paralizan, y muchas veces, nos sirven como excusa, para no caminar.
“El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios” dice el Señor. Lc.9,62. 
Pidamos al Espíritu Santo el valor y la gracia de ser iluminados en la alegría de la Resurrección, y así, renovados en la mente y el corazón por la conversión, llevemos a Cristo a las periferias existenciales.
Que María Santísima nos enseñe el camino-para salir sin demoras-al encuentro de los hermanos, anunciando a  Cristo que nos invita desde la libertad a vivir una nueva vida.


¡Alabado sea Jesucristo!

Eduardo                                      
Julio/Agosto 2013.