"Yo soy el que vive"Ap.1,18: junio 2011

ADORACION

MOVIMIENTO DIOCESANO DE ADORACION EUCARÍSTICA PERPETUA - SAENZ 572 - LOMAS DE ZAMORA - Tel. 4294-7127


¡JESÚS TE ESPERA SIEMPRE!

¡DECÍDETE A VISITARLO!

TE INVITAMOS A LA COMUNIDAD DE ADORADORES

viernes, 17 de junio de 2011

El Maestro íntimo del alma

                 " El Espíritu de la Verdad los guiará hasta la Verdad plena".  Jn. 16,13


Seducidos por la diversidad de un mundo globalizado, nosotros los cristianos fácilmente caemos- en la red del cazador-.
Cuando mimetizados, distraídos, pero confundidos, muchas veces sin darnos cuenta, aceptamos el soborno de imágenes e información contaminadas por la vanidad.
Haciéndonos cómplices, acomodamos la vida según convenga.
Arrastrados por una corriente laicista que trata de imponer- a toda costa- una moral y ética reflejada en hábitos costumbres y usos, nos apartan y alejan del verdadero Camino, Verdad y Vida que es Cristo mismo.
En este camino de crecimiento espiritual iniciado y consagrado al servicio de la Iglesia en la misión de adoradores- en espíritu y en verdad-somos fortalecidos e iluminados en el amor por el Maestro íntimo.
San Pablo nos recuerda:" Todos los que son movidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios".Rm.8, 14-
En la medida que nos dejemos guiar por el Maestro íntimo del alma, despertará en nosotros una vida espiritual intensa conducida como dice el salmista: " Tu Espíritu bueno me conducirá a la tierra recta".
En esta docilidad el Maestro íntimo encenderá el fuego de su amor e infundirá la luz para comprender las enseñanazas de Jesús, el calor para derretir los pecados y la vida para abrirnos al amor y la santidad.
San Pablo nos señala:" Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir por Él"-Gal. 5,25-
En la liturgia de Pentecostés, el himno "Veni Creator" expresa con claridad lo que el Espíritu Santo- El Maestro íntimo opera en el alma: Lava lo sucio, suaviza lo duro, calienta lo frío, rectifica lo que se ha desviado. Infundiendo los siete dones según la fe de sus siervos.
El Maestro íntimo del alma nos libera- rompe las cadenas- nos ayuda a despegarnos de los afectos desordenados, y posesiones que nos esclavizan porque somos vulnerados en la libertad.
San Pablo nos enseña:" El que se adhiere a Dios forma un solo Espíritu con Él."-1Cor. 6,17
 El Maestro íntimo nos despierta, inspira, anima y consuela para encaminarnos hacia lo que Dios quiere de nosotros.
Detengámonos en las enseñanazas de San Francisco de Sales:
Sin inspiración nuestras almas vivirán una vida perezosa e inútil, mas cuando llegan los divinos rayos de la inspiración sentimos una luz mezclada de calor vivificante, lo cual ilumina nuestro entendimiento, despierta y anima nuestra voluntad, dándonos fuerza para querer y hacer el bien que se refiere a la salud eterna.( Tratado de amor de Dios-libro 8, cap.9)
Para vivir esa intimidad será necesario e indispensable la oración, para que en ese clima confiado e iluminado percibamos la paz y la alegría frutos del Espíritu que " viene en ayuda de nuestra debilidad"-Rom.8,26-
 Imploremos a María Madre de la Iglesia, Esposa del Espíritu Santo para que vivificados y renovados por el fuego del Amor en este nuevo Pentecostés, el Maestro íntimo transforme nuestro corazón en verdaderos templos vivos para Gloria de Dios Padre en la Presencia Real de Su Hijo.


                                                     ORACIÓN

                                    Oh Dios
derrama sobre tu Iglesia en este nuevo Pentecostés
                        tu Espíritu de Amor
Vivifica y renueva los corazones de esta Comunidad de Adoradores
           para que transformados por el Maestro íntimo del alma
                              en templos vivos,
      podamos glorificar Tu nombre en la Presencia Real.
                                 Amén

                           ¡ Alabado sea Jesucristo!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                                      CONTEMPLACIÓN

La contemplación es también el tiempo fuerte por excelencia de la oración. En ella, el Padre nos concede " que seamos vigorosamente fortalecidos por la acción de su Espíritu en el hombre interior, que Cristo habite por la fe en nuestros corazones y que quedemos arraigados y cimentados en el amor" (Ef 3, 16-17) -2714CIC-
La Contemplación es escucha de la Palabra de Dios. Lejos de ser pasiva, esta escucha es la obediencia de la fe, acogida incondicional del siervo y adhesión amorosa del hijo.
Participa en el "si" del Hijo hecho siervo y en el "fiat" de su humilde esclava.
La contemplación es silencio, este "símbolo del mundo venidero" ( San Isaac de Nínive, trac.Mist.66) o " amor silencioso"(San Juan de la Cruz).
Las palabras en la oración contemplativa no son discursos sino ramillas que alimentan el fuego del amor. En este silencio, insoportable para el hombre "exterior", el Padre nos da a conocer a su verbo encarnado, sufriente, muerto y resucitado, y el Espíritu filial nos hace partícipes de la oración de Jesús.(2717 CIC)

----------------------------------------------------------------------------------------------------------