"Yo soy el que vive"Ap.1,18: LA ADORACIÓN EUCARÍSTICA FUENTE INAGOTABLE DE SANACIÓN, RECONCILIACIÓN Y AMOR

ADORACION

MOVIMIENTO DIOCESANO DE ADORACION EUCARÍSTICA PERPETUA - SAENZ 572 - LOMAS DE ZAMORA - Tel. 4294-7127


¡JESÚS TE ESPERA SIEMPRE!

¡DECÍDETE A VISITARLO!

TE INVITAMOS A LA COMUNIDAD DE ADORADORES

Capilla "María Reina de los Apóstoles"

Capilla "María Reina de los Apóstoles"
Capilla "María Reina de los Apóstoles"

sábado, 2 de septiembre de 2017

LA ADORACIÓN EUCARÍSTICA FUENTE INAGOTABLE DE SANACIÓN, RECONCILIACIÓN Y AMOR

“No tomen como modelo este mundo, transfórmense interiormente para que puedan discernir la Voluntad de Dios” -Rom. 12, 2-



En el caminar por el éxodo de nuestra vida a la Casa del Padre, vamos transcurriendo cada paso, cada momento en la Presencia Viva del Señor.
Él camina a nuestro lado, nos enseña, nos corrige y protege en la ternura y Amor Misericordioso del Padre, por el Espíritu Santo.
Recorremos cotidianamente este camino, seducidos y colgados en el mundillo global de las redes sociales que, con imágenes excitantes y provocadoras, alimentan y exacerban nuestros sentidos.
A menudo, caemos en la trampa de manera consciente, o inconscientemente, en sentimientos fugaces que no anidan, ni perduran en el corazón, sino en la fantasía de una vida virtual, vacía y sin profundidad.
Por lo tanto, aparece un nuevo paradigma, un modelo de vida que se instala, provocando una insatisfacción tóxica, permanente, que conduce a la confusión y dispersión, por no estar integrado con uno mismo, con El Señor y por ende con los hermanos.
Desde ese lugar, no hay tiempo a echar raíces, a regar, a rumiar, a cuidar, a esperar, para luego ver crecer y madurar.
En este contexto, en este clima, se va debilitando la vida espiritual, la oracióny contemplación, en el encuentro de intimidad con Jesús Eucaristía, trastocando el silencio e impidiendo escuchar la voz del Señor.
En este camino de seguimiento al Señor, siempre se encuentra al acecho el enemigo -el demonio- que en el terreno de nuestro corazón siembra la cizaña, el engaño, donde crece fácilmente la envidia, la infidelidad, el orgullo, la indiferencia, el egoísmo, la falta de amor, etc.
El Adorador bebe de la Fuente Inagotable en la Persona Viva de Cristo, suplicando la sanación del corazón, abriéndose a la reconciliación y al Amor que todo lo penetra y transforma, para dar testimonio a través de la propia coherencia de vida a los hermanos.
Dejémonos abrazar por El Señor en la contemplación, intentando en el silencio, acallar las voces interiores, para escuchar en el corazón, lo que Él nos quiere comunicar, transmitir, enseñar.
Es un ejercicio humilde y perseverante, por lo que necesitamos la luz, la asistencia y la ayuda del Espíritu Santo, para sanar y purificar el amor y el entendimiento.
Emprender este camino discipular es introducirnos en el discernimiento para saber cuál es la Voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto -Rom. 12, 2-
La Madre Reina de la Paz educándonos en las enseñanzas de Su Hijo Jesús, nos advierte amorosamente: “No hay amor sin oración, no hay oración sin perdón. El que no perdona no puede orar de corazón” (Men.2/7/14)
Sigamos a María Santísima la Estrella de la Mañana, que con seguridad nos conduce a Jesús, el Verdadero camino, la excelsa e Inmutable Verdad y a la Vida Nueva, para Gloria del Padre. Amén.



¡Alabado sea Jesucristo!

E.M.M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario